lunes, 6 de septiembre de 2010

DIOS, EL SEXO, LA POESÍA con la pesadilla de Henry Fuseli



Soy dios
cuando me tocas despacio
y más que dios
cuando me corro dentro,
de ahí solo resta volver
a la condición humana
y lo único parecido
a toda aquella divinidad
son los versos.

3 comentarios:

kb dijo...

no escribo, Antonio, no me sale nada... Ya vendrá.

carmen beltrán falces dijo...

grande!

Sonia dijo...

¡Sí señor!