martes, 31 de agosto de 2010

MY WAY - YOUR WAY - THE WAY


Caminas y todas las ciudades se enmarañan
en una sola ciudad desalmada.
Sobre que escribir te preguntas sonriendo
y por supuesto solo esa racional disposición
de lugares de tránsito y espacios te seduce,
sueñas en la dirección del tráfico,
te detienes en los semáforos
y no hay dios ni sorpresa ni tristeza.
Habitante-superviviente caminas
y la bomba atómica preocupantemente
se retrasa.

2 comentarios:

Sonia dijo...

Precioso y desolador.

Adaliah dijo...

No hay dios ni sorpresa en la tristeza.