miércoles, 22 de septiembre de 2010

AUTOCONSEJOS PARA CAMINAR


No pierdas la cabeza, no pierdas la cabeza
no pierdas la cabeza, no pierdas la cabeza
me repito mientras camino y miro hacia atrás
para comprobar que nadie escucha mi discurso,
lo digo en voz alta lo de:
no pierdas la cabeza, no pierdas la cabeza,
no pierdas la cabeza, no pierdas la cabeza
porque quiero demostrarme que puedo
volverme loco repitiendo una frase
hasta el mantra
y que puedo seguir ejerciendo de
pseudo profesor,
tener novia y amarla,
pagar en el supermercado con tarjeta
y hacer todas esas cosas que componen
la existencia.
No pierdas la cabeza
por enésima vez, no pierdas la cabeza
hasta que poco a poco el sonido de mi voz
se va apagando como los incendios
pasado el verano
y mi cabeza sigue en su sitio
y ella y yo seguimos caminando.

2 comentarios:

Sonia San Román dijo...

¡¡Ay!!
(Besazo)

Ynot dijo...

Buen consejo no perderla, a pesar de que se pasa la vida auto-extraviada, ¿no?

un saludo