martes, 28 de abril de 2009

POSTANGO



me comí tu corazón
con patatas a lo pobre,
he de reconocer que vomité
de lo podrido que estaba,
volvería a hacerlo no obstante
hay malos sabores que enganchan.

1 comentario:

kb dijo...

Es esperanzador que se repita cíclicamente las mismas miserias y traiciones.