lunes, 8 de noviembre de 2010

LAS RELIGIONES con las famosas columnas cordobesas


cuando el veneno sabe mal
y el sexo es lejana ilusión
y no dejan de sonar
las irritantes ambulancias
agarro el bolígrafo
hasta casi romperlo
lo apoyo en la blancura
único cielo existente
y es ahí tinta y papel
donde hallo el templo
en el que felizmente
se pudren todas las religiones.

3 comentarios:

Elena Lechuga dijo...

Amén, hermano.

Lucas elkoalapuesto dijo...

te mereces una hostia:
el cuerpo del cristo de los poetas
aunque tu ya estás redimido de los pecados del verso amigo

un abrazo!

kb dijo...

Puro y duro.