domingo, 13 de septiembre de 2009

POESIA SUICIDA con un dibujo de Michelangelo


Voy por el bosque esperando los ojos ciegos de la muerte, los ojos que al haber visto todo todo lo ven y voy andando entre quisiera que fueran cipreses escuchando a las criaturas esconderse.
Voy con la cabeza llena de Pizarnik y de Pavese y de Ginsberg y de Panero y voy inventándome un camino porque el camino hasta ahora no ha sido mi camino y porque en esta invención que me lleva hacia la muerte jamás estaré solo.

1 comentario:

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Bienvenido pues, al fin de los tiempos. Un saludo