sábado, 21 de febrero de 2009

UNA MARIPOSA EN PRAGA



La noche que compuso
su mejor sonata
Praga era un témpano
y las ventanas
celdillas escarchadas,
tras una de esas celdillas
el pianista fumaba
repartiendo la ceniza
sobre un mar
de partituras humedecidas,
después de esto
dijo al concluir
la mariposa
volverá a su estado
de crisálida.

3 comentarios:

nicolececilia dijo...

eh gracias por visitar!

Sonia dijo...

Lo mismo digo, querido Antonio.
Bellísimo usted y su persona.
Un abrazo grande.

kb dijo...

Mu chulo.